Música y Discapacidad, una labor musical para la integración. Entrevista del diario Alcalá Actualidad

El diario Alcalá Actualidad nos entrevista en este artículo para conocer mejor la actividad que desarrollamos. Leer el artículo completo: Alcalá Actualidad
La Asociación Música y Discapacidad de Alcalá de Henares nos ha ofrecido la oportunidad de conocer la labor que llevan a cabo. La entidad incorpora una escuela de integración a través del estudio de la música. Nació en Pozuelo de Alarcón en 1993 de la mano de Alicia Zipiliván. Sin embargo, con su fallecimiento se trasladó en 1997 a Alcalá y desde entonces ha venido promoviendo el acceso a la música de las personas con discapacidad.

Pionera en este tipo de enseñanzas

“En aquel momento no existía ninguna escuela o centro que impartiera este tipo de enseñanzas para personas que requieren de alguna necesidad educativa especial”, nos cuenta Anabel Izquierdo de 43 años. Pero la escuela también acoge a niños que carecen de necesidades especiales con el fin de lograr una mayor integración en la sociedad. Tampoco está restringida solo al público infantil, sino que en ella pueden inscribirse personas de todas las edades. Cuenta con alumnos que van desde el año de edad hasta adultos que llegan a los cuarenta.

Anabel preside esta entidad sin ánimo de lucro y siempre ha creído en la música como parte del aprendizaje. La escuela de Música y Discapacidad acoge a niños con necesidades especiales que suelen ser rechazados en otras escuelas que carecen de personal cualificado. Así, al problema derivado de la discapacidad de los menores se le añade el rechazo de algunas escuelas.

La presidenta de la asociación y de la escuela no pierde la esperanza. Su mayor motivación reside en todos los niños de la escuela y en la necesidad de interactuar con ellos y con sus padres. “La ilusión, la alegría y las ganas de aprender de nuestros chicos es el corazón de Música y Discapacidad”, comenta la presidenta de esta entidad.

Diversas dificultades

Sin embargo, las dificultades por las que ha ido pasando asociación son numerosas. “En primer lugar, contamos con tan pocos medios económicos y materiales que casi no nos damos a conocer”. Anabel sostiene que a día de hoy la web es uno de sus principales medios de difusión, aunque también han distribuido publicidad impresa en algunos centros educativos. Ahora mismo el boca a boca constituye su principal forma de darse a conocer. Los alumnos que se van incorporando llegan a través de recomendaciones de docentes educativos, técnicos sociales y gracias a las recomendaciones entre los propios padres.

“Al tener una escuela tan especializada en niños con necesidades educativas especiales, solamente podemos admitir por cada grupo un máximo de cuatro alumnos”, explica la presidenta de la entidad. A veces, incluso, a partir de tres alumnos necesitan otro profesional de apoyo. Esto implica un importante gasto en personal, por lo que se reduce en gran medida el margen disponible para otros asuntos necesarios como gestoría, publicidad o administración diaria.

Otro de los obstáculos de Música y Discapacidad consiste en hacer ver a los padres que la música es realmente algo importante y beneficioso para sus hijos. Según afirma Anabel Izquierdo, “estimula en gran medida el cerebro y los hijos pueden llegar a mejorar sus emociones y sentirse integrados”. A medida que pasa el tiempo y los niños avanzan, es posible ver los resultados. Es entonces cuando los padres comienzan a creer en la música y en los efectos en sus hijos.

A nivel político e institucional, la asociación cuenta con un apoyo reducido. “Desde hace años contamos con el apoyo del Ayuntamiento de Alcalá con una escasa ayuda económica que es residual y puntual”. Además, el Consistorio cede a la asociación un espacio público para llevar a cabo sus actividades. La entidad ha conseguido esto gracias a una lucha constante en busca de espacios donde desarrollar las terapias ofertadas.

Un largo camino para la integración

La asociación Música y Discapacidad recibe a personas que puedan presentar cualquier tipo de discapacidades. “Trabajamos desde la discapacidad física hasta discapacidades cognitivas como autismos, síndromes de Williams o síndromes de Down”, explica Anabel. Esta amplitud requiere numerosas horas de trabajo a la hora de establecer las clases, pues lo que se busca es obtener un beneficio mutuo entre los alumnos de una misma clase.

En este sentido, nos comenta Anabel que la musicoterapia es una actividad muy beneficiosa para el autismo. “Con esta actividad conseguimos captar la atención del niño y llegar incluso a que se exprese y se comunique”, comenta. En el año 2007 iniciaron las clases de Musicoterapia. Entonces esta era la actividad con más demanda de la escuela. Esto era así porque “los padres no creían que sus hijos puedan llegar a ser capaces de especializarse en la música”, asegura la presidenta de Música y Discapacidad.

Pero la opinión de la presidenta de la entidad es tajante. Para ella la integración de las personas con discapacidad aún no es real y que aún queda un largo camino por recorrer. “Falta una conciencia política de que tienen que coexistir diariamente estos dos colectivos”, defiende Anabel. La presidenta además asegura que no promueve la integración el hecho de que los niños sean aislados de la sociedad diariamente en colegios específicos sin que tampoco puedan interactuar con otros niños sin ninguna necesidad especial.

 

Colaboran:
 
Asociación Música y Discapacidad (Alcalá de Henares) - Web Oficial (www.musicaparatodos.org)
- Dónde estamos - Contacto - Condiciones de uso - Licencia Creative Commons - Espacio privado
Web optimizada para resolución 1024x728 - Realizado con tecnología SPIP SPIP